http://diariodeoriente.mforos.com/1637566/10546340-el-hombre-de-eduardo-duhalde-narco-cabezon-bonaerense/

 

No, otra ves El Guaviare, cuando la va a terminar conmigo, solo pretendo vender mi droga a los pibes sin ser molestado, maldito Guaviare, le enviare un sicario.

 

 

 

Héctor “Chuly” Carruega:Quién es y cómo actúa el jefe de la fuerza de choque de Ferrobaires

 

 

Héctor “Chuly” Carruega está procesado por “extorsión, estafa y robo”. Fue suspendido, a la espera de un juicio oral. Sus nexos con la Unión Ferroviaria, el PJ de Lanús y la empresa de trenes, manejada por el duhaldismo.
Lidera una banda de violentos donde conviven barrabravas, códigos mafiosos, negocios y política. Opera en las estaciones de trenes de Mar del Plata y Constitución. Estuvo prófugo y ahora está procesado por usurpación, extorsión, estafa y robo. Habitualmente se presenta como personal jerárquico de Ferrobaires, la empresa provincial de trenes que finalmente lo suspendió y le inició un sumario administrativo, por presión de una fiscalía marplatense.
Según empleados de la firma, Héctor “Chuly” Carruega tiene la jefatura de una de las fuerzas de choque de la Unión Ferroviaria, el gremio que lidera José Pedraza, envuelto en el crimen del militante del PO, Mariano Ferreyra.
Desde noviembre de 2009, ostenta el cargo de jefe de Servicios de Atención al Usuario de Ferrobaires. Diferentes fuentes consultadas por Tiempo Argentino coincidieron en que tiene “inmunidad” dentro de la empresa porque “lo sostienen de arriba”. Todos apuntan a Alberto Trezza, ex subsecretario de Transportes Ferroviarios durante la presidencia de Eduardo Duhalde y titular de Ferrobaires durante su gobernación. “Es el operador en las sombras, él sigue manejando todo. Carruega es patota de Tressa de toda la vida. Ellos no son ferroviarios, son patoteros, muchos de los cuales son barras de Banfield, Lanús y Defensa y Justicia”, confesó a este diario un empleado de Ferrobaires que pidió reservar su identidad.
Carruega, al menos, cuenta con tres causas penales abiertas (una por amenazas y lesiones, a cargo de la Fiscal Graciela Trill; y dos por usurpación, extorsión, estafa y robo, que lleva el Fiscal Mariano Moyano, titular de la Unidad judicial Nº 5 de Mar del Plata) y se lo investiga junto a otras diez personas que actúan como fuerza de choque.
De sus 51 años, 25 los dedicó a los negocios vinculados a la actividad comercial dentro de los ferrocarriles. En 1985 comenzó a manejar la venta ambulante en las estaciones de Constitución, Once y Retiro, y en 1989 desembarcó en Mar del Plata para explotar los locales comerciales de la estación junto al ex dueño de la fábrica de alfajores Trassens. Hoy vive en la zona sur del Conurbano Bonaerense pero viaja seguido a la ciudad feliz, donde también trabaja su hija, Claudia Carruega. Allí varios damnificados por su accionar señalan que su actividad principal es la de ser un violento que responde a “gente de arriba de la Unión Ferroviaria”.
Carruega es, también, un militante del PJ bonaerense, con estrechos vínculos en Lanús y Lomas de Zamora. En eso coincide con el número dos de Pedraza en la Unión Ferroviaria, Juan Carlos “El Gallego” Fernández, quien ha compartido más de un acto político en los viejos pagos de Manolo Quindimil 
En su cuenta de Facebook, Carruega adhiere a varias agrupaciones peronistas identificadas con el duhaldismo: Movimiento Productivo Argentino, Federación de Argentinos Peronistas, Fundación Rucci, Agrupación Quindimil, entre otras. También tiene como amigos virtuales a Graciela Camaño, Dante Camaño, Alberto Rodriguez Saa y Gustavo Ferri, yerno de Duhalde y diputado provincial de Unión-Pro.
Lo llamativo de Carruega es su ostentoso nivel de vida, pese a que gana $ 3000 como empleado de Ferrobaires. Es común verlo manejar autos de alta gama, como Mini Cooper, camionetas 4×4 y Mercedes Benz, según testigos que declararon en el expediente judicial.
El modus operandi es siempre el mismo: actuar con prepotencia en cualquier lugar junto a sus muchachos. Esto ya sucedió varias veces. Casi siempre en Mar del Plata. Sin embargo, hay testimonios que lo involucran en los incidentes en Constitución, del 23 de diciembre pasado, que Tiempo anticipó una semana antes en una nota titulada “2+2= 4”.
En aquella oportunidad, Juan Pablo Schiavi, secretario de Transportes de la Nación, había deslindado todo tipo de responsabilidad “ante el comportamiento o hechos que pudieran ser ocasionados por el personal o allegados a Ferrobaires”.
En octubre de 2010, el canal de noticias C5N señaló a Carruega como uno de los sospechosos en el asesinato de Ferreyra, ya que habría participado de una reunión en los talleres de Constitución, donde se orquestó la emboscada criminal. El diario Clarín, en una nota publicada el 22 de enero pasado, también lo relacionó con los incidentes del Parque Indoamericano, aunque esto no pudo ser confirmado por Tiempo, en ninguna de las dos causas judiciales citadas. Lo que sí aparece es otro empleado de Ferrobaires, Norberto Saldaña, encargado del sector Encomiendas de Constitución, quien sería compañero de andanzas de Carruega. Saldaña figura en una prueba documental recogida por la jueza Wilma López.
Este diario tuvo acceso a una carta de la organización Agrupaciones Peronistas Ferroviarias, que sólo circuló por Internet, donde también denuncian a la patota de Carruega: “No podemos entrar a la empresa. Nos amenazan con armas de fuego; nos golpean. El 19 de agosto de 2009, siendo las 10 de la mañana, cae una banda de barras bravas de Lanús, Banfield y Defensa y Justicia, a punta de pistola, entran al sector Mantenimiento, donde nos golpean y nos amenazan con matarnos si nos quedábamos ahí.”
El 17 de agosto de 2009, Carruega se presentó con un grupo de diez matones en el predio ubicado en Garay y la vía, en Mar del Plata, identificándose como el director de Explotaciones Colaterales de Ferrobaires. Pero nunca exhibió una credencial. Decía que tenía “el mandato empresarial de efectivizar un desalojo”. Esos lotes fueron cedidos por la firma en 2005 a la ONG Cacique Arbolito a través de un permiso precario. Allí funciona una huerta comunitaria, una cancha de bochas, una de fútbol y varios emprendimientos universitarios.
En enero de 2010, la metodología fue la misma: amenazar, golpear y retirarse, siempre con la promesa de volver. El objetivo era ocupar por la fuerza dos predios de la calle Luro. En ese mismo desalojo, Carruega obligó a uno de los damnificados a donarle mediante intimidación un auto marca Peugeot. Por este hecho, el fiscal Mariano Moyano pidió su detención y lo procesó por los delitos de usurpación, extorsión, estafa y robo. En febrero, ni bien finalice la feria judicial, la causa será elevada a juicio oral y público, aunque por ahora Carruega sigue en libertad ya que la Cámara lo eximió de prisión.
Recién después de cuatro allanamientos, el fiscal Moyano pudo dar con documentación relevante. Le costó más de la cuenta que Ferrobaires colabore en la investigación. Los legajos nunca aparecían. En uno de los procedimientos, hasta se encontró la réplica de una pistola.
“Carruega y su banda actúan como una mafia. Y a pesar de que la empresa le inició un sumario interno y lo suspendió, se sigue presentando como personal jerárquico en la estación, tanto de Constitución como de Mar del Plata, actuando libremente, dando directivas y amenazando. Es una banda de entre diez y 12 personas, muchos de ellos son familiares, como su yerno, Cristian Barreto, que también está procesado”, sintetizó el fiscal Moyano.

Réplica en el caso de Villa Soldati

 

 

No soy un patotero y no participé ni armé ninguna fuerza de choque.
No sé quién está detrás de todo esto, pero está claro que es una persecución ”, se defendió Héctor “Chuly” Carruega, jefe del servicio de Atención al Usuario (SAU) de Ferrobaires, quien aparece mencionado en las investigaciones por la toma de Villa Soldati y la muerte de Mariano Ferreyra.
Clarín publicó a mediados de enero la suma de denuncias contra Carruega -ahora suspendido en Ferrobaires- luego de unos incidentes en la estación de trenes de Mar del Plata, tras los que el secretario general de la Unión Ferroviaria local lo denunció por amenazas. También en Mar del Plata, el fiscal Mariano Moyano lo procesó por usurpación y extorsión luego de desalojos de predios concesionados por la empresa en los que participó.
“Esas causas están armadas” , asegura.
Su abogada Patricia Parelló lo respalda. “ Nunca estuvo prófugo , está eximido de prisión, la causa (por los desalojos) es un invento chino porque los desalojos fueron legales. Hay un ensañamiento en su contra, y luego cuando pasó lo de Ferreyra, ocurrió algo llamativo: el fiscal Moyano le envió fotocopias a la fiscal Cristina Caamaño, un informe hablando de él. Esto no es lo habitual. No sé quién está detrás”.
Carruega, peronista bonaerense de 51 años, atribuye la aparición de su nombre en el rol de armador de los grupos de choque en el Indoamericano y en la muerte del militante del PO a “una maniobra de Alfonso Severo”, funcionario de Ferrobaires también suspendido.

Golpean al jefe de Transporte de Ferrobaires y acusan a un barrabrava de Trezza

Mario Tate, jefe de Transporte de la empresa Ferrobaires sufrió ayer una feroz golpiza por parte de una barrabrava que lidera “el Chuly” Carruega. Sufrió la rotura de una costilla y teme por su familia. “La mafia de Trezza todavía tiene poder desde afuera de la empresa”, dijo el ferroviario agredido a LPO.

El jefe de Transporte de la empresa Ferrobaires, Mario Tate, fue agredido ayer en el edificio que esa firma tiene en Constitución, a metros del despacho del interventor Antonio Maltana.

Quienes presenciaron la agresión señalaron como agresor a Héctor “el Chuly” Carruega integrante de la barrabrava de Banfield.

Unos diez integrantes de esa patota subieron al primer piso del edificio y agarraron del cuello a Tate y le propiciaron una salvaje golpiza. “Me tomaron por los brazos y me golpearon por todos lados”, explicó el operario a La Política Online. El funcionario debió ser trasladado al hospital Argerich y, según explicó, tuvo una fractura en las costillas.

En diálogo con LPO, Tate señaló a la gente de Alberto Trezza, el duhaldista que hasta hace pocos meses lideró la vieja cúpula de esa empresa.

“Es claro que la mafia de Trezza todavía tiene poder desde afuera de la empresa, esto es una muestra. Todas las semanas tenemos noticias de disparos con armas de fuego a las estaciones de trenes en la formación que va a Mar del Plata”, explicó el jefe de transporte de la empresa que ya hace reposo en su domicilio.

Según testigos, trabajadores de la empresa que la intervención puso en disponibilidad, llegaron ayer a Constitución a reclamar su reincorporación inmediata y llevaron su reclamo al jefe de trasporte.

“Llegaron como una patota, me agarraron y me amenazaron, decían que yo tenía que dar la orden para que se reincorpore”, contó Mate y sostuvo que al negarse lo encerraron en una habitación y lo golpearon.

El trabajador herido afirmó que el interventor designado por Daniel Scioli, se puso en contacto para conocer la situación. “Yo le tengo fe a la intervención, espero que haga una reestructuración a fondo”, dijo.

Un barrabrava que responde a Trezza

Héctor “Chuly” Carruega lidera una banda que opera en las estaciones de trenes de Mar del Plata y Constitución. Según publicó el diario Tiempo Argentino, estuvo prófugo y ahora está procesado por usurpación, extorsión, estafa y robo.

Habitualmente se presenta como personal jerárquico de Ferrobaires, la empresa provincial de trenes que finalmente lo suspendió y le inició un sumario administrativo, por presión de una fiscalía marplatense.

Según empleados de la firma responde a la Unión Ferroviaria, el gremio que lidera José Pedraza, procesado en el crimen del militante del PO, Mariano Ferreyra.

Varios señalan a Carruega como una patota que responde a Trezza.

El barrabrava, cuenta con tres causas penales abiertas (una por amenazas y lesiones, a cargo de la Fiscal Graciela Trill; y dos por usurpación, extorsión, estafa y robo, que lleva el Fiscal Mariano Moyano, titular de la Unidad judicial Nº 5 de Mar del Plata) y se lo investiga junto a otras diez personas que actúan como fuerza de choque.

Ferrobaires: llueven denuncias contra un patota “todo terreno”

Se trata del “Chuly” Carruega un jefe de Ferrobaires investigado en el crimen del joven Mariano Ferreyra. Nombrado en el caso de la toma del Indoamericano y denunciados por trabajadores ferroviarios por amenazas y goles en Mar del Plata.


HABLA UN EX EMPLEADO DE FERROBAIRES

“Sabíamos que esto terminaba mal”

Ex empleados de Ferrobaires indicaron, la estrategia utilizada por la empresa para expulsar a trabajadores de carrera y colocar en puestos clave a personas vinculadas con “matones” con la anuencia del gremio (Unión Ferroviaria). Estas fuerzas de choque son utilizadas para despedir gente de manera irregular, enfrentarse a sectores opositores a la conducción sindical o contra pasajeros disconformes por el servicio.
“Sabíamos que esto iba a terminar mal. A mediados del año pasado echaron a muchos compañeros para tomar a estos vándalos, personajes de clubes y asentamientos”, indicó Alfonso Severo Enrique, el ex directivo que en la madrugada del jueves recibió disparos intimidatorios en su casa de Sarandí, en Avellaneda.
La empresa echó a Enrique en agosto de 2009, luego de más de 30 años de trabajo. Medio centenar de empleados siguieron ese camino. Este diario también dialogó con Juan Contreras y Oscar Cruz, que trabajaban en el área de mantenimiento y contingencia, respectivamente, en Constitución. La entrevista se realizó en un hotel de microcentro que no quieren que se revele: “Tememos que nos pase algo, vamos de un lado para otro”, indicó Enrique, quien tras declarar ante la fiscal Cristina Caamaño cuenta con custodia del Ministerio de Justicia de la Nación y la DDI de Lomas de Zamora.
Cruz aseveró que “son muchachos de las hinchadas contratados para echarnos que llaman a sus amigos cuando los necesitan”. La metodología de “despido” es la misma para todos: “íbamos a laburar y no nos dejaban entrar. Luego nos llegaba un telegrama porque no nos presentábamos”. Ambos estaban afiliados a la Unión Ferroviaria pero no militaban. “Obviamente, el gremio se lavó las manos, amparaba a estos matones”, explicó Contreras.
Los hombres con poder dentro de Ferrobaires son: Héctor “El Chuly” Carruega, jefe de Servicio de Atención al Usuario (terminal de Mar del Plata), conocido por pedir “tributo” a los vendedores ambulantes y puestos de comida; Daniel “Santa Fe” Heesf, vinculado a la hinchada de Banfield y hombre de Alberto Trezza –a cargo de Ferrobaires entre 1994 y 2002 y ex subsecretario de Transporte de Eduardo Duhalde–; y Norberto “El Gordo” Saldaña del sector de Encomiendas de Constitución.
Ferrobaires es un organismo autárquico dependiente del Ministerio de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos de la provincia de Buenos Aires. “La mejor medida que puede tomar (el gobernador Daniel) Scioli para no quedar pegado es la intervención de la empresa”, señaló Asevero.

http://tiempo.elargentino.com/notas/sabiamos-que-esto-terminaba-mal

Investigan a a jefe de una patota ferroviaria

Héctor Estanislao Carruega tiene 51 años y 12 hijos. Es jefe de Atención al Usuario de Ferrobaires. Acumula denuncias en torno al caso Ferreyra y la toma del Indoamericano. Informe.

Es justamente el jefe de Atención al Usuario de Ferrobaires, la empresa provincial que administra el servicio de trenes entre Buenos Aires y Mar del Plata, es investigado por presuntamente dirigir a la “patota” acusada de varios disturbios en los últimos tiempos.

Carruega aparece en la investigación judicial de la muerte del militante del PO Mariano Ferreyra a manos de una patota de la Unión Ferroviaria, en los disturbios de la toma del Parque Indoamericano, donde murieron tres personas, y en la de los violentos incidentes de Constitución; en diciembre de 2010.

Tiene varias causas por amenazas, balear y agredir a personas: funcionarios, trabajadores ferroviarios, o por “echar” a comerciantes de negocios a la vera de las vías. Antes les cobraba y luego los echaba. Según el fiscal Mariano Moyano consultado por A24 (ver video), las causas por las que tiene pedido de elevación a juicio en Mar del Plata son por desalojos violentos de comercios que funcionaban a la vera de las vías, en la vieja estación de trenes de Mar del Plata, donde aparte de amenazar y romper cosas, y robar un auto, una tarjeta de débito, según relatan en el informe los testigos.

Un ferroviario denunció: “Me apuntaba en la cintura y el hijo en la cabeza”, confió. Además, confirman las fuentes consultadas que ” armaron los disturbios de diciembre de 2010″ en Constitución.


Está sindicado como responsable de otros hechos violentos contra trabajadores ferroviarios como Luciano Machuca. Alfonso Severo, otro ferroviario, asegura que Carruega lo atacó a los tiros varias veces. Carruega declaró ganar tres mil pesos pero es dueño de un BMW, según investigó el equipo de A24.

 

Cita

En su sitio de Facebook, se declara peronista y amigo de Graciela Camaño y Eduardo Duhalde.


También acumula denuncias en Buenos Aires y Mar del Plata, lo acusan de manejar vendedores ambulantes en las estaciones y lo relacionan con la barrabrava de Banfield. Hace unos días Carruega fue detenido por amenazar de muerte al representante legal de Ferrobaires.