Algunos desaparecen, otros guardan silencio durante el resto de sus vidas intentando olvidar la pesadilla. Los casos de menores de edad que han sido víctimas de pederastas se pueden contar por millones en todo el mundo.

Y Estados Unidos, desde luego, no es una excepción. Las autoridades señalan que una de cada cuatro mujeres, y uno de cada siete hombres sufren en este país algún tipo de abuso sexual antes de llegar a los 18 años de edad.