http://diariodeoriente.mforos.com/1627069/10639892-la-muerte-de-un-estado-fallido-llamado-espana-arraso-la-ultra-derecha/

Aumenta la abstención

Por una vez, y sin que sirva de precedente, las encuestas electorales que los diferentes partidos políticos venían manejando a nivel interno desde hace meses, así como aquellas otras que se han hecho públicas en tal periodo, apenas sin han dado opción a sorpresa alguna en los resultados electorales que han deparado los más de 24.500.000 ciudadanos y ciudadanas del estado español que ayer acudieron a su cita con las urnas.

Decimos bien, 24.500.000 votantes. Lo que ya de entrada nos deja un dato significativo: la abstención, cercana al 28,30%, y respaldada, de manera activa o pasiva, por algo menos de 1O.000.000 millones de ciudadanos, ha vuelto a ser uno de los “partidos” más votados. Solo superado por el Partido Popular.

Sin embargo, una vez más, estos casi 10 millones de ciudadanos no se verán representados de ninguna forma en las instituciones del estado. Lo que no quiere decir que no se vean afectados por las decisiones de quienes sí ejercerán la representación que el resto de votantes les han otorgado. Se haya votado o no se haya votado, las reformas que hará el próximo gobierno afectarán a todos por igual. De la misma manera que pasará con los 317.000 votos nulos, y los 333.000 votos en blanco.

Esto es, si en las Cortes nadie los representará, en las calles, estamos seguros, serán muchos de ellos, abstencionistas convencidos, o simplemente ciudadanos desencantados con el sistema político vigente que decidieron no votar, votar nulo o votar en blanco, quienes se representen a sí mismos en las luchas sociales y populares que están por venir.

Porque después del 20N, llega el 21N, y el 22, y el 23, el 24…, que es, en realidad, donde estará la verdadera lucha. Donde de verdad importará que los que no han votado, o han votado en blanco, estén en la lucha junto a los que sí lo han hecho, y viceversa. 

La derecha arrasa, la ultraderecha gobernará con mayoría absoluta

Porque tendrá que haber lucha, y mucha, teniendo en cuenta los resultados que han arrojado las urnas. Los partidos de derechas, partidarios de aplicar de inmediato los planes de ajuste y de austeridad, con sus reformas ultraliberales y sus programas masivos de recortes sociales, impuestos desde la UE, el BCE y el FMI, han sacado, en total, en torno a los 20.500.000 votos, si sumamos los apoyos recibidos por el PP, el PSOE, CiU, UpyD, PNV, CC y FAC. Una cifra demoledora, una victoria arrasadora. Con todo, son casi 2.500.000 de votos menos en relación a los casi 23.000.000 que la suma de todos estos partidos obtuvieron en 2008. Algo se ha avanzado.

De todos ellos, no obstante, existen tres grandes vencedores (PP, CiU y UPyD), y un gran derrotado (PSOE). La perdida de votos en estas elecciones ha sido canalizada casi en exclusiva por el partido de Zapatero y Rubalcaba. Prácticamente ningún otro partido ha perdido votos respecto de 2008, solo el PSOE, y de qué manera. 

De los 11.289.000 votos y 169 diputados obtenidos en 2008, han pasado a algo menos de 7.000.000 votos y 110 diputados. Una debacle absoluta con la que los ciudadanos han castigado la nefasta gestión llevada acabo por el gobierno de Zapatero, con apoyo directo de Rubalcaba, durante la última legislatura, caracterizada por la crisis económica, los recortes sociales, las reformas antiobreras y, sobre todo, por la definitiva entrega del estado a los grandes poderes financieros, tanto locales, como internacionales. Zapatero se traicionó a sí mismo, y, sobre todo, traicionó a sus votantes más a la izquierda, y este ha sido, como no podía ser de otra manera, el resultado: debacle absoluta.

A primera vista se podría pensar que el gran beneficiado por esta debacle del socialiberalismo ha sido el partido de la ultraderecha española, Partido Popular. Sin embargo esto no es del todo cierto si lo analizamos desde un punto de vista estrictamente cuantitativo. Tal partido, que ha recibido el apoyo de algo más de 10.800.000 votantes, obteniendo con ello una aplastante mayoría absoluta de 186 diputados (10 más de los necesarios), en número de votos totales apenas si ha subido unos 400.000 votos respecto de 2008, sufriendo incluso retroceso en algunas comunidades, como es el caso de la Comunidad de Madrid.

400.000 votos de diferencia que, sin embargo, han otorgado al PP el mejor resultado electoral de toda su historia, incluso superando los resultados obtenidos por Aznar en el año 2000. Un cheque en blanco que los ciudadanos y ciudadanas del estado español ha otorgado a Mariano Rajoy, para que gobierne sin necesidad de contar con más apoyos que los de su propio grupo parlamentario, y poder así aplicar el programa de recortes sociales y de reformas antiobreras que no se han atrevido a hacer público en toda la campaña, y que a partir de mañana mismo comenzaremos a conocer.

El PSOE pierde en todos sus “feudos históricos”

Más si el PP necesitase contar con algún apoyo significativo en el Congreso para la aplicación de tales recortes, siempre podrá contar el apoyo de CiU, actual partido de gobierno en Cataluña, y que ya tiene una buena experiencia en estas cuestiones de hacer pagar a las clases trabajadoras, mediante el ataque sin piedad a sus derechos más elementales, el precio de la crisis económica causada por lo bancos y los grandes poderes financieros.

Ni los recortes en sanidad y educación, ni la represión a los movimientos populares, ni las polémicas generadas en los últimos tiempos por algunos de sus líderes, han impedido que CiU se convierta, por primera vez en la historia, en la formación más votada en Cataluña en unas elecciones generales. Más de 1.000.000 de ciudadanos dieron ayer su apoyo a la candidatura encabezada por el ultraconservador Duran i Lleida. Resultado: 16 diputados. 

Semejante resultado ha servido ya, además, para que diferentes analistas políticos cercanos al PP, así como a la propia CiU, aseguren que la ciudadanía catalana entiende y comprende los duros recortes emprendidos por su gobierno, y que, por tanto, la ciudadanía del conjunto del estado español entenderá igual los recortes que deberán ser aplicados por Mariano Rajoy desde el mismo momento en que asuma la presidencia del gobierno.

Hay incluso quien ya se ha atrevido a decir, en esta misma línea, que el aumento en el número de votos que el PP ha obtenido en la Comunidad de Castilla y la Mancha, donde Maria Dolores de Cospedal ha llevado a cabo otro duro plan de recortes sociales en materias de extrema sensibilidad como son la educación y la sanidad, apunta igualmente en esta misma dirección: la ciudadanía quiere salir de la crisis, y le da igual si ello se ha de hacer a costa de perder la mayor parte de sus derechos sociales. Peligroso.

Cataluña y Castilla y la Mancha habían sido, junto a Andalucía y Extremadura, los grandes feudos históricos del PSOE en las elecciones generales. Ahora ninguno de ellos ha dado su apoyo mayoritario al PSOE. El PP ha conseguido también arrebatar al PSOE la mayoría en Extremadura y Andalucía, resultando especialmente significativo el resultado en esta última. No sabemos qué pasará en las elecciones autonómicas/nacionales del próximo año, pero la victoria del PP en Andalucía es ya un hecho histórico, algo que resultaba del todo impensable hace apenas unos años. Felipe González debe estar a estas horas camino de Honolulú. 

Amaiur, la esperanza vasca

Amaiur, con 333.592 votos, se sitúa como segunda fuerza en el global de los cuatro territorios de Euskal Herria donde ayer se celebraban elecciones, a menos de tres mil votos de UPN-PP. Además, esto supone que la coalición soberanista vasca se ha convertido en la fuerza política con mayor número de diputados, siete, dos más que UPN-PP, PSOE (PSE-PSN) y PNV. Algo histórico, y que, visto en proyección, hace obligada la convocatoria urgente de elecciones autonómicas en la CAV.

El PNV logra mantener su grupo parlamentario, aunque pierde un escaño con respecto a 2008 y se queda con cinco. Consigue 323.517 votos, 17.000 más que hace tres años. Es la fuerza más votada en el conjunto de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, aunque ello no le ha servido para ser la fuerza mayoritaria en número de escaños en la CAV, un premio que ha recaído en Amaiur, con seis diputados, al que habría que sumarle el logrado en Nafarroa.

Este espectacular resultado obtenido por la única fuerza de izquierdas que ha sido capaz de obtener representación parlamentaria en Euskal Herria, refuerza el camino abierto por Bildu en las elecciones municipales del pasado Mayo, y demuestra que la suma de fuerzas soberanistas de izquierdas vascas cuenta con el respaldo mayoritario de la sociedad, así como que la apuesta de la Izquierda Abertzale por la acumulación de fuerzas y por el uso de las vías exclusivamente políticas ha sido un gran acierto.

Amaiur deberá ahora llevar la voz de la izquierda vasca al Parlamento español, donde defenderá tanto el derecho a decidir del pueblo vasco, como los derechos de los trabajadores y trabajadoras de Euskal Herria, además de apoyar con sus escaños, estamos seguros, las iniciativas de los partidos de la izquierda española que han logrado representación en el parlamento, siempre que estos apuesten por defender los derechos de las clases trabajadoras en el conjunto del estado.

IU sale del túnel y emerge con fuerza en el parlamento

Entre esas fuerzas de izquierdas, pese a las reticencias que muchos anticapitalistas pueden tener al respecto (y no sin motivos), estará Izquierda Unida, actualmente el principal partido de la izquierda española, y en el que convergen, como se sabe, planteamientos que van desde el marxismo-leninismo, hasta la socialdemocracia. Su éxito electoral no deja por ello de ser una buena noticia para la izquierda.

IU vuelve a ser la tercera fuerza más votada en el conjunto del estado español, aunque esta vez, a diferencia de otras ocasiones, tal apoyo sí contará con una representación significativa en el Parlamento. Pese a que todavía no obtiene el resultado en escaños que su apoyo en votos exigiría, sus 11 diputados, a cuenta de los casi 1.700.000 votos que ha acumulado, han sido recibidos por los principales líderes de la coalición como una gran noticia.

La izquierda española vuelve, pues, a irrumpir con fuerza en el Parlamento, pese a que la mayoría absoluta del PP, y el apoyo inmensamente mayoritario con el que han contado el conjunto de las fuerzas de derechas, les dejará poco margen de maniobra.

Poner semejante apoyo en manos del PSOE, como, por desgracia, tantas veces ha ocurrido en la historia de IU, no solo sería un suicidio político, sino, lo que es peor, sería echar por tierra unos resultados electorales que bien pudieran ser el inicio, por la izquierda, de una alternativa real al PSOE en el conjunto del estado, o, al menos, eso es lo que deben estar esperando ahora aquellos ciudadanos y ciudadanas que en la jornada de ayer decidieron dar su apoyo al partido liderado por Cayo Lara. ¡No les falléis!

ERC, BNG, Geroa Bai y Compromís, también obtienen representación. Equo fracasa

Además de Amaiur e IU, otras tres fuerzas políticas que podrían ser consideradas como progresistas han conseguido obtener representación en el parlamento español. A los ya habituales ERC y BNG, que han obtenido 3 y 2 diputados respectivamente, al contar con el apoyo de 256.000 catalanes el uno, y 183.000 gallegos el otro, se ha sumado ahora la Coalición Compromís-Equo, que ha conseguido obtener un escaño por Valencia, tras obtener casi 86.000 votos solo en esa provincia. Bienvenidos sean.

Geroa Bai, por su parte, sucesión parcial de la ex candidatura Nafarroa Bai, pudo obtener al final su representación en el parlamento, al arrebatar al PP-UPN un escaño que estuvo bailando durante toda la noche, y que finalmente se decantó del lado de la formación liderada por la parlamentaria Uxue Barkos. 42.000 votos lo han hecho posible. 

Equo, por cierto, el nuevo partido ecologista que pretendía irrumpir en la vida parlamentaria española como representante del voto verde, allí donde se ha presentado en solitario ha cosechado un importante fracaso en el conjunto de circunscripciones electorales, donde, pese a sus 215.000 votos, no ha conseguido obtener representación. La ley electoral actual, en este caso, tampoco ha jugado a su favor.

UPyD, CC y FAC, más derecha para el parlamento

En la otra cara de la moneda, debemos señalar el significativo aumento que ha obtenido el partido ultranacionalista español UPyD, cuyo número de votos se ha disparado hasta el más de un millón de apoyos (1.140.000), lo que le ha reportado un total de cinco escaños, pese a lo cual no podrá tener grupo parlamentario propio, al no haber superado el límite del 5% de apoyos totales que exige la ley para aquellos partidos que se presentan a nivel estatal.

A decir verdad, y pese a las profundas diferencias que podamos tener con este partido, que son todas y más, en esta ocasión la antidemocrática ley electoral que tenemos en el estado español ha jugado principalmente en contra del partido encabezado por esa vividora de la política que es Rosa Díez. No por ser un partido al que jamás apoyaríamos, es más, al que rechazamos profundamente, vamos a dejar de denunciar lo evidente.

Cuatro de los cinco diputados obtenidos por UPyD, los ha logrado en la Comunidad de Madrid (más uno en Valencia), lo que refuerza la idea de que el discurso ultranacionalista defendido por este partido, y cuyo carácter centralista es una de sus principales banderas, cuenta con una especial acogida en Madrid, territorio donde se concentraría el poder y las competencias que UPyD pretende arrebatar a las Comunidades autónomas, en nombre de una supuesta “regeneración democrática”. Los chistes sobre el carácter de UPyD como Partido regionalista madrileño, ya tan habituales antes de estas elecciones, cobran ahora un mayor sentido, y a buen seguro volverán a ponerse de moda.

Donde no es ningún chiste hablar sobre el carácter regionalista de CC-NC-PNC, es en Canarias. El partido regionalista canario ha obtenido nuevamente representación en el parlamento, aunque ha sufrido una considerable perdida votos entre el electorado de las Islas respecto de 2008. Sus 143.000 votos, no obstante, le van a suponer conservar los dos diputados con los que ya contaban en la pasada legislatura. 

Finalmente, ese invento electoral llamado Foro de Ciudadanos (FAC), prolongación a nivel estatal del Foro de Asturias del ex ministro del PP Álvarez Cascos, que actualmente gobierna a nivel autonómico en Asturies, ha conseguido también obtener su primer representante en el Parlamento español, al conseguir transformar los 92.500 votos con los que le han obsequiado los asturianos en un escaño. 

Izquierda Anticapitalista, PCPE y Republicanos se quedan sin representación 

Las tres candidaturas con un carácter más marcadamente anticapitalista no han logrado obtener finalmente ninguna representación en las Cortes españolas.

De todas ellas, ha sido el PCPE la que ha contado con un mayor número de apoyos, al lograr alcanzar los 26.436 votos en el conjunto del estado, una subida de algo más de 6000 votos respecto del año 2008. Algo es algo. 

ANTICAPITALISTAS, por su parte, se ha tenido que conformar con el apoyo de 24.456 electores, mientras que la candidatura Republicanos ha sido apoyada por 7.446 ciudadanos.

En total, estos partidos anticapitalistas han contado con el apoyo de 58.338 ciudadanos. Lo más triste posiblemente sea que ni en caso de existir una ley electoral que respetase más las proporciones entre el número de votos obtenidos y el número de escaños, alguno de estos partidos de izquierdas hubiese conseguido representación.

PACMA, Escaños en Blanco, Partido Pirata, resultados aceptables

El Partido animalista contra el maltrato animal (PACMA) ha conseguido doblar su apoyo respecto del año 2008, alcanzando la nada despreciable cifra de 101.557 votos.

Por su parte, Escaños en Blanco, el nuevo partido que pretendía movilizar el voto descontento a objeto de, como modo de protesta contra el sistema político, dejar en blanco los asientos en el Congreso que pudiesen obtener, consigue 97.700 votos en la que es su primera aparición en unas elecciones. Un cifra a considerar.

Cualquiera de estas dos formaciones hubiese logrado alcanzar, probablemente, algún parlamentario de existir una ley electoral más justa, teniendo en cuenta que, por ejemplo, con menos de la mitad de los votos Geroa BAI ha conseguido el suyo, o que el Foro Ciudadano, con sus 99.000 votos en total, también lo tiene.

Otro debutante en unas elecciones generales, el Partido Pirata, que en otros estados ha conseguido obtener resultados importantes, no ha podido pasar de los 25.180 votos.

Partidos xenófobos y ultraespañolistas: sus “votantes” prefieren PP o UPyD

PxC, UCE, España 2000, Falange Española de la JONS, el Partido Regionalista de Andalucía Oriental (PRAO), Democracia Nacional, y demás grupos de la extrema derecha española extraparlamentaria, no han podido competir con el voto ultraderechista acaparado por el Partido Popular y UPyD, con lo que una vez más vuelven a quedarse fuera de las cortes.

Solo PxC ha conseguido obtener un resultado medianamente significativo, al contar con el apoyo de 59.700 personas, más de 15.000 votos menos que en las pasadas autonómicas catalanas, y 6000 menos que en las pasadas municipales de Mayo. No obstante, sigue siendo un resultado lo suficientemente elevado como para estar preocupados, y de igual modo con una ley electoral más justa posiblemente hubiesen entrado en el Parlamento.

El resto de fuerzas han oscilado entre los 16.000 votos de la secta UCE, y los 1800 de Democracia Nacional. El PRAO vuelve a hacer un ridículo similar al cosechado en las pasadas elecciones municipales, y obtiene 2400 apoyos, casi todos ellos en la provincia de Jaén. 

P.R.C. y Partido Andalucista, en las generales no cuentan

El Partido Regionalista de Cantabria, así como el Partido Andalucista, que cuentan con un relativo poder a nivel municipal en sus respectivos territorios, y que son fuerzas con relativa presencia en la vida política de los mismos, tampoco han conseguido sumar los suficientes apoyos como para ver sentado a alguno de sus candidatos en el Congreso.

El P.R.C., que es la primera vez que se presenta a unas elecciones generales, se quedó en 43.903 votos, pese a ser un partido con presencia en el parlamento autonómico cántabro, y contar en la figura de Miguel Ángel Revilla, ex presidente de la comunidad, con un líder relativamente carismático entre sus paisanos. En las generales eso no parece ser suficiente. 

Por su lado, el Partido Andalucista, que ha llegado a contar en varias ocasiones con representantes en el Congreso español, y que llegó incluso a tener grupo parlamentario propio en los primeros años de la “democracia”, pero que de unos años a esta parte no consigue remontar el vuelo, vuelve a quedarse fuera del Parlamento español. Sus 76.852 votos suponen un ligero aumento respecto de lo obtenido por la Coalición Andalucista en 2008, pero siguen siendo una cifra insuficiente para llevar de vuelta la voz del nacionalismo regionalista andaluz a Madrid. Incluso UPyD se ha situado ya muy por encima de este partido en el conjunto de Andalucía, en el que casi triplica en votos. No obstante, con otra ley electoral el PA también tendría su diputado. 

Más poder que nunca, menos poder que nunca

Estas elecciones, sin embargo, nos dejan, como conclusión final, una curiosa paradoja: en el momento en que un solo partido político acumula la mayor cantidad de poder institucional jamás acaecida en la historia “democrática” del estado español (solo comparable al poder acumulado por el PSOE en 1982), se da también el caso de ser el momento histórico en que menos capacidad real tienen las instituciones políticas del estado para ejercer dicho poder.

La mayoría absoluta del PP en el Congreso y el Senado, su dominio casi absoluto en el conjunto de las autonomías (menos Cataluña, Canarias, Andalucía -donde podría ganar el año próximo-, País Vasco y Asturias -donde gobiernan en coalición- ), su control de la práctica totalidad de las principales ciudades del estado, y su gobierno en la inmensa mayoría de las diputaciones provinciales, no le servirá de nada ante el poder de los mercados, que son ahora quienes mandan en el estado, y quienes, a través de Alemania y Francia, así como la UE, el FMI y el BCE, impondrán las políticas sociales, fiscales, laborales y económicas que el gobierno de Rajoy se verá obligado a aceptar sí o sí.

Rajoy no tendrá otra opción que aplicar las políticas que le vienen impuestas desde esos verdaderos gobernantes que ahora manejan, ya sin careta ninguna, la política española, máxime teniendo en cuenta la situación económica por la que atraviesa el estado, amenazado por un rescate que, tal y como están las cosas, podría ser anunciado incluso antes de que Mariano Rajoy asuma el poder oficialmente. 

Podemos estar seguros, pues, que, pese a los gritos de ¡España, España!, y las muestras “patrióticas” de las que han hecho gala los simpatizantes del PP que celebraron en las calles la victoria de su partido, la defensa de la soberanía “nacional” española Mariano Rajoy la guardará en el baúl de los recuerdos, para entregar sin mucho problema el estado a manos de los banqueros alemanes, de los financieros estadounidenses, y de los tecnócratas internacionales. De soberanía española no va a quedar ni rastro.

Tras los acontecido en Grecia e Italia, donde gobiernos de tecnócratas no votados por nadie se han hecho ya con las riendas del estado, Rajoy debe ser consciente, y así lo será, de que los mercados no le van a permitir ni un solo paso en falso, y que solo una correcta, sumisa y servicial colaboración con ellos podría permitir que el gobierno ahora electo tuviera alguna opción de acabar la legislatura sin ser sustituido de urgencia por un gobierno de tecnócratas, como los ya existentes en Grecia o Italia. 

Ya es 21 de Noviembre, la lucha sigue

Eso, claro, si es que la presión de la calle no lo tumba antes. Porque si el pueblo quiere, y nunca se puede saber si querrá de verdad o no, la presión de los mercados será un juego de niños con lo que le espera al señor Rajoy en las calles, una vez comience a aplicar las políticas que ya ha negociado con Merkel, Sarkozy, la UE, el FMI y el BCE, antes incluso de saber con seguridad que las urnas le iban a dar el poder que ahora tiene en sus manos.

Entre unas cosas y otras, si Rajoy dura más de dos años en el gobierno, ya se podrá dar por contento. Será que habrá conseguido hacer todo aquello que le piden los mercados, esto es, desmontar trozo a trozo todo el estado del bienestar español, a una vez que habrá conseguido reprimir de manera eficaz las protestas ciudadanas en las calles. Lo cual, sin duda, sería para clases trabajadoras una noticia mucho peor que su arrolladora victoria electoral de ayer noche, que no es más, en realidad, que cambiar el rostro al gobierno de los mercados, desde la derecha progresista a la ultraderecha conservadora. 

En manos del pueblo está, por supuesto, que nada de eso pase. Hoy ya es 21 de Noviembre. Ya pasó la jornada electoral. La vida sigue, la lucha sigue…

Nos vemos en las calles. No deben pasar.